Salud Integrativa / Sentir la Vida

Sentir la Vida

Desde la odontología, que desde el inicio la pienso y la siento en biología, sucedió el cambio, por un lado me inicie en el TAO como modo de vivir en lo personal y en toda esa dimensión, por el otro, para desintoxicar de los materiales odontológicos, promoví y promuevo el drenaje y la desintoxicación de aquellos materiales con los alicamentos y alimentos funcionales (alimentos como medicamentos y nutraceuticos) y otra gran aliada, la terapia neural odontológica, todos recursos que permiten recuperar la salud no solo de tu boca, sino de todo tu Ser Humano, y liberarnos del pensar la vida. Los alimentos que sugiero son los que en mi coherencia, vivo y consumo. Es entonces que desde la terapia neural ingreso en este desconocido saber hasta este hermoso tiempo. Y en el transcender de lo que me enseñan y aprendo, me permito innovar y complementar todo aquello con la vivencia del TAO y de la  presencia biodinámica concibiendo el “Sentir la Vida”, con amor, presente. Que es la comunicación de nuestros sentidos con nuestro interior (TAO), una vivencia, un “sentir curativo”, un concebir intenso que partiendo de nuestra propia insuficiencia, acompaña al encuentro y unión (amor) con nuestro Ser y con nuestro Cuerpo, siempre vivo, en movimiento, dinámico, biológico, y claro!! en “presente”, presente que es un obsequio, un regalo ahora, en este momento, ofreciendo armonía y entregando el sentirse, el sentir la vida, sentir el cuerpo sin pensarlo, aprovechando el pensamiento solo para funcionar. Y asi lograr recuperar la salud, es decir: un bienestar físico, emocional e intelectual, quietud psicológica y con todo y todos los demás (el ambiente).

Física: porque refiere a nuestro cuerpo.

Emocional: porque representa nuestro ánimo en estado de calma o alteración intensa y pasajera, agradable o penosa que nos acompaña con alguna reacción somática (de nuestro cuerpo físico).

Intelectual y psicológica: porque narra nuestro entendimiento espiritual (o NO) y corporal, exponiendo nuestro comportamiento.

Ambiente: las personas y todas las dimensiones del contexto con el cual interactuamos.

 

 

¿Cómo es una sesión?

  1. En las sesiones recogemos el tiempo, hasta una hora.
     

  2. Nos entrevistamos para conocernos y saber del estado de su sentir. (charlas de bar)
     

  3. Luego, puede la persona recostarse en una camilla o sillón, vestida, y en una posición cómoda, no tiene que hacer nada.
     

  4. El terapeuta entra en contacto con el cuerpo de la persona, sus pies, sus manos, su cabeza, sus hombros, a traves de un contacto bien sutil, suave y respetuoso. Este contacto se mantiene durante cierto tiempo, marcado por los tejidos corporales y el sistema nerviosos hasta la quietud y coherencia de los tejidos.
     

  5. Al final, la persona tiene un tiempo para estirarse e incorporarse, pudiendo así percibir su cuerpo y sentirse.
     

  6. El terapéuta, en acuerdo al estado de la persona, recomendará otra sesión o sesiones. Regularmente 3 a 6 sesiones son esenciales, una cada 30 días, luego, entre la persona y el terapeuta, valorarán lo mejor, y la necesidad o no de continuar.

     

En este, 2018, luego de 18 años de intenso estudio y perseverantes y maravillosas prácticas terapéutica, siento que he egresado, o mas bien iniciado el camino de no comprender, sino “sentir”. Así es que a partir de vivenciar unas magníficas y emocionantes experiencias con Carles Company, quien ha desarrollado el trabajo de Presencia Biodinámica, como en una apasionante lectura se me iluminó el sentir y sin poseer nada, solo sentir la generosidad de dar de Carles y mi propio construir, me dejé escuchar amorosamente y oí….. experimente… AMOR, ahora, SENTÍ la VIDA, en paz, en armonía, en coherencia y quietud. Ello me condujo a complementar y combinar la Presencia Biodinámica de Carles con mi vivencia de 20 años de TAO y mi propio andar terapéutico en esta maravilla que es ayudarlos a recuperar el sentir la vida, y entonces, me surge “SENTIR la VIDA”, una “vivencia desde el amor al movimiento de la vida”

Simplemente le erigí un nombre, desde el sentir, desde el saber empírico y el adquirido. Una idea, un concebir, un abrigar, una construcción que nace del poco saber y vivir a través de los maestros y de los tiempos, con un objetivo, ayudar a las personas que sienten el deseo de recuperar su salud. Una terapéutica para la biología y para volver a sentir el ser humano que fuimos.

Dr. Luis Augusto Giambartolomei . 2018