Buscar

La BIOLOGÍA de la mano del TIEMPO y de nuestra FISIOLOGÍA humana.


La melatonina, el sueño y la cena

El reloj biológico está involucrado en muchos aspectos de nuestra maravillosa fisiología. Una gran proporción de nuestros genes están regulados por el reloj biológico, un ritmo circadiano cuidadosamente graduado adapta nuestra biología a las diferentes fases de las 24hs del día. Así, desde el premio nobel de medicina 2017 la biología circadiana se ha convertido en un campo de investigación aún más vasto y altamente dinámico, con implicaciones para nuestra salud y bienestar.

Y el hombre, es único en su capacidad para ignorar las señales circadianas y mantener la vigilia a pesar de sentir la presión para ir a dormir, sus implicaciones hormonales y metabólicas han comenzado a ser reconocidas. Nuestro reloj biológico ayuda a regular los patrones de sueño, el comportamiento en nuestra alimentación, la liberación de hormonas, la presión arterial y la temperatura corporal, entre otras.


El período de hambre y saciedad es controlado por una central de vigilancia que reside en el núcleo supraquiasmático del hipotálamo en el cerebro, y se comunica con los tejidos a través de vías neuronales y la matriz extracelular que atraviesa nuestro cuerpo en todo los sentidos y dimensiones.


Se ha encontrado que, los relojes biológicos en el sistema gastrointestinal son responsables de la actividad periódica de cada segmento y del tránsito del alimento a lo largo del interior del sistema digestivo; relojes biológicos ubicados entre las capas musculares del sistema digestivo.


El ritmo de movimiento se sucede en ondas lentas que controla varios segmentos del sistema digestivo: se ha identificado que en el estómago se suceden aproximadamente 3 ciclos por minuto, en el duodeno que es la primera parte del intestino delgado, el movimiento es mayor,12 ciclos por minuto, en el yeyuno y el íleon que son los segmentos de intestino delgado que siguen, el movimiento es de 7 a 10 ciclos por minuto, y en el colon, intestino grueso, es de 12 ciclos por minuto.


Este movimiento motor migratorio comienza en el estómago y se mueve a lo largo del intestino causando contracciones peristálticas, es decir, contracciones y relajaciones radialmente simétricas a lo largo del sistema digestivo, estas ondas trasladan el alimento por todo el sistema.


Las hormonas del sistema digestivo como la motilina y la grelina están involucradas en la generación del movimiento motor migratorio junto a otras como las gastrina, colecistoquinina y serotonina.


En este contexto el cerebro funciona como un ordenador: utiliza información sensorial, nutricional, hormonal y metabólica de dentro y fuera del cuerpo para modular de manera consecuente la ingesta de alimentos, el gasto energético o la actividad física. El objetivo es mantener un balance energético neutro (ingesta de calorías igual a gasto de energías) y, como consecuencia, un resultado estable, neutro.


Además, la melatonina (hormona que induce el sueño), producida por las células neuroendocrinas de la mucosa del sistema digestivo, juega un papel importante en la función del reloj biológico interno, relacionado con la ingesta de alimentos (hambre y saciedad) y el ritmo mioeléctrico (producido principalmente por una glándula del cerebro, denominada pineal, durante el período oscuro de el ciclo claro-oscuro).


Esto transmite información fotónica utilizada por los organismos para la organización circadiana y estacional.


La actividad motora y secretora, así como el ritmo de proliferación celular en el sistema digestivo junto al hígado, están sujetos a muchos ritmos circadianos, mediados por células autónomas y algunas enterohormonas (gastrina, grelina y somatostatina).


La interrupción de la fisiología circadiana, debido a la alteración del sueño o al trabajo por turnos, puede provocar diversas enfermedades gastrointestinales, como el síndrome del intestino irritable, reflujo gastroesofágico o úlcera estomacal.


La interrupción o alteración de nuestro reloj biológico interno acelera el envejecimiento y promueve la tumorigénesis en el hígado y el sistema digestivo.


La identificación de la base molecular y el papel de la melatonina en la regulación del ritmo circadiano permite abordar las enfermedades desde una perspectiva cronobiológica.

Los estudios clínicos han demostrado que la administración de melatonina mejora los síntomas en pacientes con intestino irritable y reflujo gastroesofágico.


Además, la investigación señala que la melatonina protege significativamente la mucosa gastrointestinal y tiene fuertes efectos protectores sobre el hígado en personas con esteatohepatitis no alcohólica (enfermedad de hígado graso no alcohólico, enfermedad en la que se acumula grasa en el hígado y además de acumulación de grasa en el hígado, hay inflamación y lesión de las células hepáticas).


Es que cuando baja el sol, sube el nivel de melatonina, hormona que nos prepara para dormir y otorga quietud a nuestros órganos, aproximadamente entre las 4:00 a 5:00 PM el hígado inicia su letargo y a las 10:00 PM el intestino, momento que regularmente, ya en la oscuridad de la noche, la personas se alimentan generando una enorme confusión a la biología corporal, que repercute en la calidad del sueño, envejece, impide el descanso, genera letargo en la producción de biomoléculas para nuestra regeneración y recuperación corporal, mental y energética. Secuencia repetitiva que les impide recuperarse de una enfermedad crónica, o simplemente recuperar el rendimiento corporal y/o mental.

¿CUÁL ES LA SUGERENCIA?

Les sugiero evitar cualquier pantalla dos horas antes de dormir, pues inhibe la producción de melatonina y ello impide conciliar el sueño.

¿ALGÚN OTRO CONSEJO?

Que tu último alimento sea cuatro horas antes de dormir, sentirás la diferencia.

No me creas ni una palabra, intenta, ponerlo en práctica.

La información no tiene trascendencia por ella misma, es solo eso. Ponla en práctica.

Siente la vida.

Abrazada

Luis Augusto.


o DESEAS transformar tu vida.

o Deseas continuar transformando tu vida.

o DESEAS con todas tus fuerzas SENTIRTE con energía, con bienestar y conseguir un estilo natural de vida.

o Este acompañamiento lo hace posible…

o ¿Si convives con una enfermedad crónica?

o ¿Si tienes que recibir un tratamiento con agresivas consecuencias secundarias. pero necesaria para tu enfermedad?

o Si tu rendimiento físico y/o cognitivo/mental o energético no es el que deseas.

o ENTONCES…

o Este acompañamiento te permite lograr SENTIRTE con energía, con bienestar, con super rendimiento físico y cognitivo. Y lo mejor, lograr tu bienestar como estilo natural de vida.

o DEJA de, siempre, ESTAR con sueño, cansancio…

o DEJA de sufrir por no poder recuperarte luego de una actividad física…

o DEJA de, permanentemente, sufrir dolor de cabeza, de cuello, de …

o y si tomas muchos medicamentos que son necesarios pero sus efectos secundarios son perjudiciales, DEJA o minimiza esos efectos tan nocivos…

o DEJA de padecer porque tu enfermedad crónica no te permite disfrutar de sentir la vida.

o Este ACOMPAÑAMIENTO individualizado LOGRA ayudarte y con EXCLUSIVIDAD para que recuperes o mejores tu BIENESTAR naturalmente como Estilo de Vida – un maravilloso proceso.

o Aunque es un proceso limitado a pocas personas por ser personalizado y en pequeños grupos de 3 a 6 personas para aprovechar y potenciar la inteligencia colectiva.

o Este es un servicio de valor con seguimiento semanal, quincenal, mensual, con sesiones de COACHING y/o MASTERMID, con contenidos de valor y de seguimiento semanal en vídeos, PDF y podcast individualizados.

· Estas son siempre nuestras satisfacciones...


Estas maravillosas personas transformaron sus vidas https://youtu.be/LLJKKzVyA3I


· Vos también puedes transformar tu vida...

o En el siguiente vínculo https://airtable.com/shr52AOELMIoKxINl puedes completar el formulario, entonces nos comunicaremos para tener una entrevista gratuita contigo y profundizar en detalle el “cómo puedes lograr tu meta de bienestar como un natural estilo de vida”.

Ten un maravilloso día!!

Una abrazada!!

Luis Augusto

155 vistas

Dr. Luis Augusto Giambartolomei . 2020

Dra. Carolina Van Ooteghem